Berrocal de Zarzuela del Monte

Pilancones

Los pilancones o pilas, también conocidas como, cacholas, gnammas, potholes o rock basin son cavidades que se han creado en la roca por la meteorización química del agua que va disolviendo los materiales más "débiles" en los planos horizontales o ligeramente inclinados, profundizando hacia abajo, hasta en algunos casos extremos llegar a perforar por completo el bloque.
Los pilancones fluviales tienen una génesis completamente distinta.

Clasificación de los pilancones:
  • Pilancones fluviales: Marmitas de gigante, calderas.
  • Pilancones no fluviales: pin, pat y sillones.
Pilancones fluviales.
Se crean por la acción de los torbellinos generados por las corrientes de agua que transportan sedimentos en su seno y que van perforando poco a poco mediante un fenómeno de abrasión el lecho de roca con su movimiento helicoidal como si se tratara de un taladro. Evidentemente este efecto solo se consigue después de mucho tiempo, dificilmente imaginable desde la perspectiva del ciclo de vida de un ser humano.
Proceso de formación y evolución de una marmita de gigante asociada a una diaclasa en el lecho rocoso de un río. Inicialmente, la pequeña irregularidad del lecho produce incipientes movimientos turbillonares que generan el progresivo agrandamiento del hueco; a medida que aumenta el tamaño del hueco en el lecho, los remolinos hacen girar los cantos y arenas del interior, contribuyendo al ensanchamiento y profundización de la marmita. Ilustración de Jorge Soler, extraída de "Las raíces del Paisaje". de A. Díez Herrero y F.J. Martín Duque.


Los pilancones fluviales son muy importantes desde el punto de vista ecológico sobre todo en cauces que permanecen secos durante gran parte del año, como es el caso del Arroyo de la Tejera, ya que sirve de soporte vital de último recurso para especies que necesitan el medio acuático para vivir o reproducirse como es el caso de anfibios y algunos insectos.

En la imagen podemos ver una pequeña caldera en en el cauce seco del Arroyo de la Tejera.
Pilancones no fluviales.
Se forman principalmente por la meteorización quimica del agua de lluvia, que en muchos casos puede ser ácida al arrastrar compuestos nitrogenados y sulfurosos de la atmósfera, aumentando su capacidad erosiva en el granito.
Toda pila comienza a generarse en una superficie irregular y poco a poco el agua almacenada va horadando la roca en profundidad y en consecuencia  va aumentando su capacidad de almacenar agua.

Los pilancones se consideran extintos cuando se han destruido o cuando ya no pueden albergar una cantidad significativa de agua. Las causas para su extinción son varias, pero lo más común es que el canal de desagüe también conocido como aliviadero o exutorio, haya profundizado hasta el nivel base de la propia pila perdiendo su capacidad de embalse, y esto se produce de forma natural porque el agua siempre busca salida por efecto de la gravedad.


Los pit tienen forma regular, de fondo cóncavo y generalmente tienen una profundidad significativa en comparación con su diámetro.


Los pan tienen contorno irregular, de fondo generalmente plano y profundidad poco relevante en comparación con su extensión.


El sillón es un pit que se ha generado en una superficie inclinada o que se ha "desmoronado" en su zona de desagüe quedando una gran abertura en lo que antes era su aliviadero.
Generalmente son pilancones extintos o que ya no albergan tanto volumen de agua como en sus mejores momentos.

0 comentarios:

Publicar un comentario